CEIP Ciudad de Jaén, Usera, Madrid

index

El C.E.I.P. Ciudad de Jaén, es un centro de educación infantil y primaria de difícil desempeño, situado en el barrio de Orcasitas de Madrid.  El barrio ha sufrido grandes transformaciones a la largo de los últimos 20 a 30 años, siendo gran parte de ellas fruto de la participación, la lucha y los esfuerzos de los vecinos por tener una condiciones dignas de vida.

Desde octubre del 2016, estamos trabajando la metodología SOLE con alumnos y alumnas en riesgo de exclusión social de 11 años. Esta experiencia forma parte del inicio del proyecto de investigación que SOLE Spain se encuentra realizando en la ciudad de Madrid.

img_20160916_095525

Esta ha sido la experiencia durante estos tres meses, contada de la mano de Cristina Sánchez Galán, tutora de 5º del CEIP Ciudad de Jaén.

¿Cómo comienza el proyecto SOLE Spain en el CEIP Ciudad de Jaén?

El CEIP Ciudad de Jaén es un colegio de difícil desempeño situado en el barrio de Orcasur. Los alumnos que acuden al centro pertenecen, en el mayor de los casos, a familias desestructuradas, con pocos recursos económicos y bastantes menos culturales y sociales.

Además, contamos con que es un centro prioritario de niños con problemas motóricos, algunos de ellos con enfermedades degenerativas, parálisis cerebral,… que terminan su escolaridad, en la mayoría de los casos, en Centros de Educación Especial.

Debido a esta situación contamos con la ayuda de diferentes asociaciones, ONGs e incluso de Cruz Roja que apoya a un número elevado de niños con situaciones familiares difíciles, dentro del colegio al acabar las clases para evitar que pasen las tardes en la calle rodeados de violencia y delincuencia.

A finales del curso escolar 2015-2016, José Manuel Sánchez Galán, docente universitario de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte y amigo de Javier Bronchalo, me comentó la idea que tenía este último de introducir el proyecto en centros con alumnos en riesgo de exclusión social, ya que es este tipo de población con la que Sugata Mitra comenzó su experimento de “El agujero en la pared” en barrios de la India.

En el centro nos pareció magnífica idea y nos pusimos manos a la obra para comenzar el proyecto en el curso actual 2016-2017.

1

El 16 de septiembre de 2016, Sugata Mitra vino a inaugurar el proyecto al colegio. La experiencia para todos fue increíble. A pesar de la expectación que había en el aula (ya que éramos muchos adultos los que nos colocamos en un rinconcito para ver cómo funcionaba), los alumnos se sintieron la mar de cómodos con Sugata, por supuesto la sesión se realizó íntegramente en inglés, de lo cual estoy muy orgullosa de mis alumnos que hicieron un gran esfuerzo por comunicarse con él.

Sugata comenzó la sesión con una pequeña asamblea con los chavales, en la que se llegó a la Big Question ¿Pueden pensar las plantas?

De manera sorprendente los alumnos se agruparon alrededor de los 5 ordenadores de los que disponían, buscaron la información y supieron posteriormente explicar a Sugata las conclusiones a las que habían llegado después de su búsqueda en “INGLÉS”.

¡ESTE FUE EL INICIO DE UN GRAN PROYECTO!

2.jpg3

¿Cuál ha sido el desarrollo del proyecto?

Después de un mes de esa primera toma de contacto con Sugata Mitra en el aula, dimos comienzo a lo que está siendo una experiencia educativa maravillosa (aunque sus comienzos fueron algo tensos, intensos e incluso estresantes).

El día 20 de octubre vino Javier a dar comienzo al SOLE.

Los primeros 10 minutos fueron para establecer una serie de acuerdos para el buen funcionamiento de las sesiones. Algunos de los que se acordaron fueron:

  • Respetar el turno de palabra.

  • Poder colocarse en el ordenador que cada uno quisiera para realizar las búsquedas.

  • Respetar a las personas que lleguen en mitad de una búsqueda a tomar información.

Una vez establecidos los acuerdos, Javier comienza a mantener una conversación con ellos, tras la cual llegamos a la BQ ¿Por qué existen diferentes acentos cuando hablamos?

Durante los 20 minutos de búsqueda observamos algunas reacciones muy negativas de los alumnos:

  • No saben trabajar en equipo (se pelean cuando alguien se quiere poner en un ordenador y los que ya están no le aceptan).

  • No respetan las decisiones de los demás.

  • Un alumno concreto se enfada de manera desorbitada por todo lo que ocurre: aportaciones de los compañeros, entrada en páginas que él no quiere, recogida de información que a él no le interesa, no acepta que se incorporen niños de otros grupos.

  • No se apreció un estado de trabajo y de concentración. Todo fue bastante caótico.

Los últimos 15 minutos de la sesión íbamos a exponer lo que habían encontrado y no respetaron el acuerdo al que ellos llegaron al comienzo de la clase, RESPETAR EL TURNO DE PALABRA. Estaban bastante acelerados y no escuchaban a los que exponían.

Tras ese primer día, en el que yo pensaba que nunca saldría adelante el proyecto aunque Javier me pedía paciencia, y menos mal, continuamos con nuestras sesiones SOLE.

Los siguientes días íbamos viendo una progresiva evolución. Es verdad que en las primeras sesiones no querían trabajar todos, por lo que Javier y yo les dábamos la posibilidad de no participar en la sesión y mantenerse como meros observadores. Los datos de participación eran de 21 alumnos, más o menos la mitad investigaba y la otra mitad se mantenía al margen jugando entre ellos. Ese número de niños alejados fue disminuyendo según avanzaban las sesiones, ya que aunque empezaran como observadores en mitad de la sesión se unían a la búsqueda sin que nadie les dijese nada. Ya durante el mes de diciembre no ha habido ningún alumno que no haya querido investigar en las sesiones SOLE.

Además en este tiempo fueron controlando esa ira y enfado que les producía tener que trabajar con personas con las que no eran demasiado compatibles, comenzaron a respetar las aportaciones de sus compañeros, fueron organizándose cada vez mejor a la hora de extraer la información que encontraban y de escribirla en sus folios. Y bajo mi punto de vista, lo que más ha evolucionado han sido las puestas en común de la información recogida.

5.jpg6

¿Qué ha pasado con las BIG QUESTIONS?

A mitad del mes de noviembre los alumnos proponían en clase decenas de preguntas que se hacían y que querían buscar en “el SOLE”, por lo que pusimos en clase un rincón SOLE y allí podían escribir en cualquier momento las preguntas que a ellos les apetecía investigar. Yo les propuse investigar por su cuenta y luego traer las investigaciones que realizaran a clase para exponerlas. A partir de ese momento, muchos de ellos se hicieron el carné de la biblioteca municipal y cambiaron sus tardes en la calle, pensando en cómo liarla, por reunirse con sus compañeros en la biblioteca para investigar tantas BQ que tienen para investigar. Sin lugar a dudas, bajo mi punto de vista, esto ha sido el mayor beneficio que por el momento estamos obteniendo del SOLE.

98

Algunas de las BQ que han investigado en estos dos meses han sido: ¿Por qué desaparecieron los dinosaurios?, ¿Por qué el espacio es infinito?, ¿Existen las sirenas?, ¿Por qué olvidamos las cosas?, ¿Por qué bostezamos?, ¿Por qué las personas tienen diferentes personalidades?, ¿Por qué olvidamos y por qué recordamos?, ¿Por qué crujen los huesos?, ¿Cómo se vivía en la época de los romanos?, ¿Para qué sirve la ciencia?,…

Todas estas investigaciones las estamos recogiendo en un archivador situado en el rincón SOLE y los niños se acercan cuando ellos quieren a consultarlo.

9

El SOLE está consiguiendo que estos alumnos, que la gran mayoría se encontraban completamente desmotivados y que no asistían con regularidad al colegio, porque sus padres no los traían, ahora piden venir al colegio, motivados, contentos y con muchas ganas de que llegue el jueves para hacer SOLE y para exponer las investigaciones hechas por las tardes en su tiempo libre.

9